“En cada rincón del planeta”, el nuevo informe del IPCC confirma lo que más tememos sobre el cambio climático

El calentamiento global solo se extiende, acelera e intensifica, confirma informe científico

The new IPCC Sixth Assessment report
12 agosto 2021

This post is also available in: Inglés

El cambio climático es ya una realidad y algunos de sus efectos perdurarán por siglos; pero si la humanidad reduce de manera inmediata y rápida las emisiones de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero en todo el mundo, algunos de estos cambios irreversibles pueden desacelerarse, concluyó un nuevo e importante informe científico de la ONU.

El informe, elaborado por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC por sus siglas en inglés), muestra que las emisiones de gases de efecto invernadero derivadas de las actividades humanas son responsables de aumentar la temperatura del planeta en aproximadamente 1,1 grados Celsius desde el periodo comprendido entre 1850 y 1900 y prevé que, durante los próximos 20 años, la temperatura global alcance o supere los 1,5 grados de calentamiento.

El informe proyecta que en las próximas décadas el cambio climático aumentará en todas las regiones del mundo. Habrá cada vez más olas de calor, temporadas cálidas más prolongadas y temporadas frías más cortas. Y si llegamos a los 2 grados de calentamiento global, los episodios de calor extremo alcanzarían con mayor frecuencia umbrales de tolerancia peligrosos para la agricultura y la salud humana.

“Este informe reafirma que existe una relación casi directa entre la cantidad acumulada de emisiones de dióxido de carbono en la atmósfera [derivadas] de las actividades humanas y la magnitud del calentamiento en el presente y futuro. Es una cuestión de física”, dijo Valérie Masson-Delmotte, copresidenta del grupo que elaboró el informe, en una conferencia de prensa virtual realizada el lunes. “Esto significa que la única forma de limitar el calentamiento global es reduciendo a cero las emisiones netas de dióxido de carbono a escala global”.

Por otro lado, el documento destaca la situación de los principales indicadores del cambio climático. Entre ellos, revela que los niveles de gases que atrapan el calor en la atmósfera han seguido aumentando con rapidez. Las concentraciones actuales de dióxido de carbono son las más altas en por lo menos 2 millones de años. Durante los últimos 100 años, el nivel del mar se ha elevado al ritmo más rápido observado en por lo menos 3000 años. El área de hielo marino del Ártico se encuentra en su nivel más bajo en por lo menos 1000 años. Por último, los glaciares a escala global han sufrido un retroceso sin precedentes en por lo menos los últimos 2000 años.

“Este informe es un golpe de realidad”, señaló Masson-Delmotte. “Ahora tenemos una imagen mucho más clara acerca del clima pasado, presente y futuro, lo que es esencial para comprender hacia dónde nos dirigimos, qué se puede hacer y cómo podemos prepararnos”.

Se espera que los incendios forestales que destruyen los bosques, como los de Tasmania, empeoren con el aumento de las temperaturas. Matt Palmer, Unsplash

Atención a los efectos regionales

“El cambio climático ya está afectando cada rincón del planeta de múltiples formas”, dijo Panmao Zhai, copresidente del Grupo de Trabajo del IPCC. “Los cambios que ya experimentamos aumentarán con cada grado de calentamiento adicional”, aseguró.

El informe detalla los cambios en las condiciones de humedad y sequedad, los vientos, la nieve y el hielo, las áreas costeras y los océanos. Por ejemplo:

  • El cambio climático está intensificando el ciclo del agua. Esto trae consigo lluvias más intensas y las consecuentes inundaciones, así como una sequía más intensa en muchas regiones.
  • El cambio climático está afectando los patrones de lluvia. En latitudes altas, es probable un aumento de las precipitaciones, en tanto que se prevé una disminución en grandes áreas subtropicales. Además, se esperan cambios en las precipitaciones de los monzones, que variarán según la región.
  • Las zonas costeras verán un aumento continuo del nivel del mar a lo largo del siglo XXI, lo que contribuirá a inundaciones más frecuentes y severas en zonas bajas, así como a la erosión costera. Los eventos extremos relacionados con el nivel del mar, que antes ocurrían una vez cada 100 años, podrían ocurrir anualmente para finales de este siglo.
  • Un mayor calentamiento intensificará el descongelamiento del permafrost, la pérdida de la capa de nieve estacional, el derretimiento de los glaciares y las capas de hielo, y una reducción del hielo marino del Ártico durante el verano.
  • La influencia del ser humano tiene una relación inequívoca con los cambios en los océanos, incluidos su calentamiento, las olas de calor marinas más frecuentes, su acidificación y una reducción de sus niveles de oxígeno. Estos cambios afectan tanto a los ecosistemas oceánicos como a las personas que dependen de ellos, y continuarán durante por lo menos lo que queda de este siglo.
  • En lo que respecta a las ciudades, algunos aspectos del cambio climático podrían intensificarse, entre ellos, el calor (dado que las áreas urbanas suelen ser más cálidas que sus alrededores), las inundaciones ocasionadas por lluvias intensas y el aumento del nivel del mar en las ciudades costeras.

El informe presenta evaluaciones detalladas del cambio climático a nivel regional, y se centra en información útil que puede orientar la evaluación de riesgos, la adaptación y otros procesos de toma de decisiones. También incluye un nuevo marco que permitirá traducir los cambios físicos en el clima (calor, frío, lluvia, sequía, nieve, viento, inundaciones costeras y más) en términos de lo que significan para la sociedad y los ecosistemas.

Esta información de carácter regional se puede explorar en detalle en su nuevo Atlas Interactivo, así como en las hojas informativas regionales, el resumen técnico y el informe base.

“Es inequívoco que la influencia humana ha calentado la atmósfera, el océano y la tierra”, afirma el informe. Chris LeBoutillier, Unsplash

Revertir tomará mucho tiempo

Muchos de los cambios que se observan en el clima no tienen precedentes conocidos desde hace miles e incluso cientos de miles de años, y algunos de los cambios que ya están en marcha, como el aumento continuo del nivel del mar, tardarán la misma cantidad de tiempo en revertirse, señala el informe.

“Los cambios en las capas de hielo, la temperatura de las profundidades del océano y la acidificación continuarán durante siglos o miles de años, lo que significa que no se revertirán durante nuestro tiempo de vida y continuarán durante las generaciones venideras”, dijo Masson-Delmotte.

Helene Hewitt, autora coordinadora del capítulo sobre los océanos, la criosfera y el cambio del nivel del mar, explicó en una entrevista telefónica que estas partes del sistema climático tienen procesos lentos, y que, aun si logramos limitar las emisiones de dióxido de carbono y gases de efecto invernadero a un nivel neto igual a cero, se necesitarían siglos para revertir los cambios que ya están ocurriendo actualmente.

Con fuertes reducciones de las emisiones, obtendríamos de inmediato una mejor calidad del aire. Pero otros cambios no ocurrirían tan rápido; podría tomar entre 20 y 30 años para que las temperaturas globales se estabilicen, según el informe.

Una mayor adaptación

En la conferencia de prensa, Petteri Taalas, secretario general de la Organización Meteorológica Mundial, destacó el vínculo del clima con los eventos extremos recientes, como los incendios forestales en la costa oeste de los Estados Unidos y las graves inundaciones ocurridas en Europa Central y China.

“[En la] ONU, nuestro objetivo es [no superar un aumento de] 1,5 grados, que sería lo mejor para la humanidad. Pero actualmente nos dirigimos hacia un calentamiento de entre 2 y 3 grados”, señaló. “Esto no es suficiente para evitar diversos impactos perjudiciales como la pérdida de capacidad de producción de alimentos, calor extremo, incendios forestales, aumento continuo del nivel del mar, posibles crisis de refugiados e impactos negativos en la economía mundial y la biosfera”.

Talaas instó a los líderes mundiales a “prestar atención a la adaptación al cambio climático, ya que las tendencias negativas relacionadas con el clima continuarán durante décadas y, en algunos casos, durante miles de años”.

“Los gobiernos deben convertir su plan para lograr emisiones netas iguales a cero en una parte integral de sus compromisos asumidos en el Acuerdo de París. Deben financiar y apoyar a los países en desarrollo para que se adapten al cambio climático, como prometieron en virtud del acuerdo pactado en 2015. Deben descarbonizarse con mayor rapidez”, dijo Inger Andersen, directora ejecutiva del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente.

“Deben restaurar los sistemas naturales y reducir el carbono, y eliminar con mayor rapidez el metano y otros gases de efecto invernadero. Asimismo, deben respaldar la Enmienda de Kigali al Protocolo de Montreal para reducir el impacto climático de la industria de [los sistemas de] enfriamiento. Y todas las empresas, todos los inversionistas y todos los ciudadanos deben poner de su parte”, añadió. El nuevo informe del IPCC busca presionar a los países asistentes a la Conferencia de la ONU sobre el Cambio Climático (COP26), que se celebrará a principios de noviembre, para que ajusten sus objetivos de reducción de emisiones con el fin de cumplir con el Acuerdo de París sobre el clima de 2015 para mantener las temperaturas globales muy por debajo de los 2 grados en comparación con los niveles preindustriales. En ese sentido, el tratado tiene como objetivo alcanzar el pico global de emisiones de gases de efecto invernadero lo más pronto posible para lograr un mundo con neutralidad climática para mediados de este siglo.


Deja un comentario