Forgotten Forests

Bosques nublados: franjas estrechas de biodiversidad llenas de bruma, niebla y misterio

El bosque nublado en las tierras altas centrales de Sri Lanka alberga una flora única. Vyacheslav Argenberg, Vascoplaneta
2 diciembre 2020
2 diciembre 2020

This post is also available in: Inglés

Esta historia es parte de la serie Bosques Olvidados de Landscape News.

Cuando caminaba por los bosques montanos nublados de Monte Panié en Nueva Caledonia, la niebla a menudo no le permitía ver al director general del Centro para la Investigación Forestal Internacional (CIFOR), Robert Nasi, ni siquiera sus manos extendidas. “Es en gran medida una atmósfera de misterio: brumosa, lluviosa, generalmente fría y sin muchos animales, aparte de los pájaros pequeños”, recuerda Nasi de aquellos viajes de investigación a través del particular paisaje. “Es una especie de sensación espeluznante, en la que sabes que estás en un lugar al que no necesariamente perteneces”.

Los bosques nublados nacen de características geográficas y climáticas muy específicas. Por lo general, son parte de los ecosistemas de montañas y se forman cuando las corrientes de aire cargadas de humedad de las tierras bajas circundantes y los cuerpos de agua son empujados hacia arriba y luego se enfrían y condensan formando una niebla persistente o una capa de nubes que cubre un área en particular. A menudo, estos bosques se caracterizan por sus árboles nudosos y tupidos; musgos y líquenes que cubren el suelo y la vegetación; orquídeas extrañas y coloridas; y epífitas empapadas que gotean agua. Es fácil ver por qué estos lugares a veces se conocen como “bosques de duendes” o “bosques de elfos”: “Se parecen mucho a algunos de los bosques encantados que se ven en El Hobbit y El Señor de los Anillos”, dice Nasi.

Pero la verdadera magia de estos bosques radica en su capacidad para conjurar el agua “de la nada”. El dosel de los boques, y las plantas que viven en ellos, interceptan la humedad de las nubes impulsada por el viento, que gotea al suelo y se sumerge en sus suelos esponjosos, proporcionando a menudo una fuente de agua clave para las zonas río abajo. Este superpoder de captación del agua significa que estos bosques húmedos pueden surgir incluso en medio de los desiertos; un ejemplo de ello es el bosque nublado de Fray Jorge en el norte de Chile, que se encuentra en un área que por lo demás es extremadamente árida y que sobrevive casi por completo del agua proveniente de la brisa del mar.

Debido a las condiciones particulares que requieren, los bosques nublados suelen ser de tamaño bastante pequeño y, en total, representan solo el 1 % de la superficie forestal mundial. Hay 736 sitios de bosques nublados conocidos en todo el planeta, en una amplia gama de ubicaciones en 59 países: desde laderas de 500 metros de altitud en las islas del Pacífico hasta sitios ubicados a 4 000 metros sobre el nivel del mar en las montañas de los Andes de América del Sur.

Si bien no son tan ricos en especies como los bosques tropicales de tierras bajas, los bosques nublados tienen un gran número de especies que no se encuentran en ningún otro lugar del planeta, incluidos anfibios llamativos como la recién descubierta rana de lluvia Ecuatoriana (Pristimantis ecuadorensis) de rayas amarillas y negras; multitud de musgos, helechos y epífitas; aves raras como el Quetzal Resplandeciente (Pharomachrus mocinno) de plumas iridiscentes; y un puñado de mamíferos robustos como el oso andino de anteojos (Tremarctos ornatus).

El Bosque Nuboso Monteverde en Costa Rica. Jodi Crisp, Flickr
El Bosque Nuboso Monteverde en Costa Rica. Jodi Crisp, Flickr

Vida en las nubes

Al igual que el resto de los bosques del mundo, los bosques nublados se han visto comprometidos y fragmentados por la tala de madera, la minería y el desmonte de tierras para la agricultura. Cada año perdemos alrededor del 1,1 % de los bosques nublados del mundo por estas causas. Para los que quedan, parece que su extrañeza y particularidad ha sido de alguna manera su gracia salvadora: a menudo se encuentran en “lugares muy empinados, rocosos y hostiles, sin madera real”, dice Nasi, “y con climas que son demasiado extremos para muchas actividades humanas”.

En México, sin embargo, la gente ha vivido en los bosques nublados y sus alrededores durante milenios. En las tierras altas del estado de Chiapas, en el sur del país, muchas comunidades mayas llaman hogar a estos lugares peculiares y dependen de ellos para obtener madera, alimentos silvestres y medicinas tradicionales.

Cuando Tarín Toledo-Aceves, científica forestal del Instituto de Ecología de la Universidad de Veracruz en México y Exploradora de National Geographic 2020, viajó a Chiapas como investigadora de pregrado hace dos décadas, se sorprendió por la multitud de formas en que los miembros de la comunidad se relacionaban con los bosques allí. “Es casi como si llevaran el bosque al interior de sus casas”, señala. “Hacen estos arcos con las flores de las plantas epífitas para celebraciones, y si hay fiesta, a veces cubren todo el piso de sus casas con agujas de pino”. La investigadora relata que el bosque también era la primera fuente a la que acudían para curar enfermedades, y el conocimiento local sobre esto era increíblemente profundo. “Era como si cada planta tuviera al menos cinco usos. Si lo hierves, puedes usarlo para esto, y la corteza se puede usar para esto otro, y así sucesivamente”.

Actualmente, Toledo-Aceves vive en la cúspide de un bosque nublado, en la ciudad de Xalapa, Veracruz, y está trabajando en formas de ayudar a las personas a coexistir de manera más sostenible con estos ecosistemas únicos. Muchos de los bosques nublados de México ahora están protegidos debido a su alta biodiversidad, pero la extracción ilegal de madera, leña y carbón sigue siendo común. “El bosque nublado siempre ha sido visto por el gobierno de México como un ecosistema que no debería ser tocado, porque es muy valioso por su biodiversidad y porque es muy raro, entre otras cuestiones”, explica. “Pero el problema es que si no se establece pautas para administrarlos, la gente simplemente hará lo que sea. Así que a veces prohibir no es la mejor forma de conservar”.

Es por eso que Toledo-Aceves está trabajando con las comunidades para desarrollar planes de manejo forestal sostenible para algunos de los bosques nublados secundarios del país (bosques más jóvenes que se han talado y vuelto a cultivar), de modo que los lugareños puedan talar legalmente árboles seleccionados de alto valor, manteniendo el dosel lo suficientemente intacto para que los bosques permanezcan y se recuperen.

La científica cuenta que hasta el momento el proceso ha sido desafiante, ya que actualmente no existe una clasificación para bosques secundarios en la ley mexicana, por lo que cualquier propuesta debe seguir todos los procedimientos de cumplimiento para un bosque maduro. “Y los seguimos, porque obtuve dinero de una beca para hacer estudios sobre esto, pero en general, la gente no podría pagarlos, y el volumen de madera que se puede extraer es tan bajo que la relación costo-beneficio simplemente no funciona”, explica. “Así que estamos tratando de hacer propuestas para modificar la legislación, y que de esa manera estos bosques puedan ser colocados en una categoría diferente”.

Bosque nublado en el Parque Nacional Lagunas de Montebello en Chiapas, México. Lon y Queta, Flickr
Bosque nublado en el Parque Nacional Lagunas de Montebello en Chiapas, México. Lon y Queta, Flickr

¿A dónde ir?

Si bien proyectos como este podrían tener un impacto en los ecosistemas y las comunidades a nivel del suelo, una amenaza más existencial se cierne sobre los bosques nublados del planeta: el cambio climático.

Un estudio de 2019 estimó que el cambio climático podría reducir y secar del 60 al 80 % de los bosques nublados en el hemisferio occidental en tan solo 25 años. “Estos bosques existen en un rango de altitudes muy estrecho, y este rango altitudinal está definido por las condiciones climáticas”, dice Nasi. “No pueden bajar, solo pueden subir, lo que significa que con el cambio climático, el rango altitudinal en el que están creciendo será cada vez más estrecho, hasta que finalmente desaparezca”.

En Xalapa, esos cambios ya se están sintiendo con fuerza. Hace dos décadas, la ciudad estaba envuelta en niebla y niebla durante unos 240 días al año; ahora, como resultado tanto del cambio regional en el uso de la tierra como del cambio climático global, son cerca de 70 días al año. Y a medida que la capa de nubes disminuye, los bosques que rodean la ciudad están sufriendo. En muchos lugares, hay pocos árboles jóvenes a la vista, y los insectos, anfibios, murciélagos y aves que viven allí también están desapareciendo, ya sea muriendo o migrando a lugares más altos y húmedos. Por ello, Toledo-Aceves, contagiosamente optimista, está investigando la “migración asistida” para los habitantes de los bosques nublados. “Estamos tratando de ayudar a las especies a trasladarse a sitios que, en el futuro previsible, podrían tener las condiciones adecuadas para que prosperen”, señala. Durante los últimos cinco años, ella y sus colegas han realizado experimentos sembrando plántulas nativas en largas filas en las laderas de las montañas, para ver cuáles sobreviven en las elevaciones más altas. “Y lo que es hermoso es que hemos tenido tasas de supervivencia muy altas para muchas especies diferentes”, cuenta. “Eso me indica que es posible. Por supuesto, hay muchos más componentes del ecosistema que aún necesitamos investigar. Pero sí creo que hay mucha esperanza”.


Deja un comentario