¿Cómo están respondiendo los agricultores del mundo a los impactos del COVID-19?

Lecciones de resiliencia desde Ghana, Ecuador y Nepal

César Pérez, dueño de una finca y chamán de la comunidad, es dueño de una parcela de plantas curativas como la ayahuasca. Marlon del Aguila Guerrero, CIFOR
19 agosto 2020

This post is also available in: Inglés

Las organizaciones de productores agrícolas y forestales, conocidas como FFPO por sus siglas en inglés, y las personas a quienes representan, producen el 70 % de los alimentos del planeta utilizando apenas una cuarta parte de todos los insumos agrícolas mundiales. Pero la pandemia del COVID-19 y los desafíos que presenta el cambio climático están poniendo en riesgo sus sistemas ancestrales y al sistema alimentario mundial.

Las FFPO existen a nivel local en todo el mundo como plataformas colectivas para personas que dependen de los bosques y la agricultura para subsistir. Esto los convierte en actores esenciales en tiempos de crisis: para mantener su uso eficiente de recursos, los agricultores y los usuarios de los bosques están muy en sintonía con los cambios que se producen en sus paisajes, prediciendo riesgos y enfrentándose a ellos.

Sin embargo, las FFPO también incluyen a otros grupos demográficos que son más afectados por las crisis, entre ellos las mujeres, los grupos indígenas y las poblaciones rurales. Las crisis aumentan la exposición de estos grupos a la pobreza, la inseguridad alimentaria, el desplazamiento, la pérdida de medios de subsistencia y la pérdida de vidas.

Desarrollar la resiliencia de las FFPO frente a los impactos externos es fundamental para proteger a las poblaciones más vulnerables del mundo, así como para garantizar el suministro de alimentos y apoyar las respuestas locales y mundiales a las crisis. Algunos ejemplos específicos de dicha resiliencia fueron analizados en un reciente evento digital organizado por el Mecanismo para Bosques y Fincas (FFF por sus siglas en inglés) de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), en la que se revisaron ejemplos del desempeño de las FFPO en América Latina, África y Asia. Esto es lo que se discutió en dicho evento:

Ecuador: Posicionar las ancestrales chakras

Un aldeano Kichwa camina por la selva con su motosierra frente a un área que recientemente despejó para la agricultura cerca del río Napo en Ecuador. Tomas Munita, CIFOR
Un aldeano Kichwa camina por la selva con su motosierra frente a un área que recientemente despejó para la agricultura cerca del río Napo en Ecuador. Tomas Munita, CIFOR

En la provincia de Napo, Ecuador, un sistema de producción tradicional, conocido como sistema de chakras, preserva prácticas ancestrales de agroecología sostenible para lograr la seguridad alimentaria y apoyar los medios de subsistencia locales.

“El sistema de chakras es un elemento importante del patrimonio agrícola mundial que apoya los medios de subsistencia de productores y organizaciones”, sostuvo Rita Irene Tunay Shiguango, prefecta de la provincia de Napo y quien ayuda a liderar la estrategia del sistema. “Queremos que nuestros clientes sepan que, si compran nuestros productos, están ayudando a mantener los bosques y a sustentar a estas familias”.

Con ayuda del FFF, decenas de empresarios en Ecuador están trabajando para llevar los productos del sistema de chakras a los mercados internacionales.

A partir de los conocimientos ancestrales de las comunidades Kichwa y Kijus, el sistema de chakras enseña prácticas agroforestales biodiversas, facilita el acceso a los mercados, promueve el consumo responsable y ayuda a proteger los paisajes.

Muestra de ello son las cifras actuales de la deforestación en la región, la cual se redujo de 2735 hectáreas en 2017 a 2308 hectáreas en 2018. El sistema destaca el vínculo entre los alimentos, la naturaleza y el conocimiento ancestral amazónico en Ecuador. Sin el sistema de chakras, muchos de los productos tendrían poca conexión con los mercados y se verían afectados por los monocultivos.

El sistema de chakras se ha utilizado durante quizás miles de años. En la actualidad, unas 14 mil familias de las comunidades Kichwa y Kijus lo aplican, y es gestionado principalmente por mujeres indígenas llamadas “chakramamas”. El sistema no solo tiene que ver con la producción: también brinda apoyo cultural y social a las comunidades amazónicas.

Ghana: Información, capacitación y protección

Una usuaria de los bosques de Ghana lleva carbón vegetal al mercado. Axel Fassio, CIFOR
Una usuaria de los bosques de Ghana lleva carbón vegetal al mercado. Axel Fassio, CIFOR

En Ghana, la pandemia del COVID-19 está poniendo a prueba los medios de subsistencia y la resiliencia de los pequeños productores de la Federación de Productores Forestales y Agrícolas de Ghana (GhaFFaP por sus siglas en inglés). “El cierre a nivel nacional de los mercados y los servicios de transporte constituyó un reto para la disponibilidad y accesibilidad de alimentos para las comunidades rurales y urbanas”, comentó Victoria Adongo, directora ejecutiva de la Asociación de Agricultores Campesinos de Ghana y agricultora de castañas de cajú.

Se ha producido un aumento en la pobreza debido a que muchos agricultores se han visto en dificultades para hacer frente a las restricciones del Gobierno a la movilidad y el comercio, y los productores han tenido que recurrir a la venta de sus pocos activos o la tala ilegal de árboles para mantener sus medios de subsistencia. Por su parte, la carga sobre las mujeres ha sido especialmente evidente en lo que respecta a cocinar y cuidar de los niños, dijo Adongo.

La GhaFFaP trabajó junto con el Ministerio de Agricultura de Ghana y los líderes de las FFPO para compartir información esencial con los agricultores y apoyar los programas de protección social. Como resultado de esta labor, la estrategia del Gobierno de Ghana, como respuesta a la pandemia, incluyó recomendaciones de la federación. Entre ellas, la creación de un fondo de emergencia, la mejora de las instalaciones de almacenamiento para el exceso de producción, el desarrollo de canciones educativas para los agricultores sobre la amenaza de la pandemia, y el equipamiento de agricultores y funcionarios gubernamentales con equipos de protección personal.

Actualmente, la GhaFFaP está trabajando para aumentar su presencia a nivel de las comunidades. Por ejemplo, está creando un componente de defensa de las mujeres por medio de la igualdad de género y el empoderamiento económico.

Nepal: Impulso al manejo forestal comunitario con los migrantes retornados

Sunita, esposa nepalesa de un trabajador migrante, prepara arroz para cocinar. Mokhamad Edliadi, CIFOR
Sunita, esposa nepalesa de un trabajador migrante, prepara arroz para cocinar. Mokhamad Edliadi, CIFOR

En el caso de Nepal, la afluencia de jóvenes trabajadores migrantes que retornaron a la región inspiró a Bishwa Nath Oli, secretario del Ministerio de Bosques y Medio Ambiente, a pedir su integración en los grupos de usuarios forestales comunitarios y en la economía rural del país. “Las organizaciones de productores agrícolas y forestales están bien posicionadas para apoyar la movilización efectiva de los trabajadores migrantes rurales jóvenes a sectores económicos sostenibles”.

La forestería representa solo el 2 % del PIB de Nepal, pero Oli dice que hay indicios de que el manejo forestal comunitario puede resultar particularmente beneficioso para los migrantes retornados. La pandemia ha provocado una disminución de los ingresos de los nepaleses, y Oli espera que alrededor de 1,2 millones de trabajadores migrantes nepaleses y 700 mil migrantes de la India regresen a Nepal.

El Fondo de Alivio de la Pobreza de Nepal ha respondido a estos cambios con un plan para crear 30 mil puestos de trabajo en empresas forestales en el próximo año fiscal, y además ha destinado USD 155 millones para la creación de 150 mil puestos de trabajo en agricultura y en pequeñas industrias.

Oli recomienda la formación de un grupo de trabajo para identificar las necesidades de los jóvenes migrantes retornados, diseñar un programa de desarrollo de capacidades y crear un fondo de subvenciones compartidas para apoyar la agroforestería y a las empresas ecológicas. La colaboración entre los grupos de usuarios forestales de las comunidades locales, los Gobiernos regionales y las FFPO es un elemento fundamental para que los migrantes retornados tengan mayor acceso a la tierra, a oportunidades económicas y a redes importantes.

Resistencia a crisis futuras

Los casos de Ecuador, Ghana y Nepal muestran que los impactos de la pandemia son diferentes para las mujeres, los pueblos indígenas y las poblaciones rurales. Las propuestas del Gobierno nepalés, la colaboración de la federación de agricultores de Ghana con el Gobierno y el sistema milenario de chakras en Ecuador, demuestran que es posible abordar eficazmente las crisis con conocimientos ancestrales y nuevas propuestas de innovaciones.


Deja un comentario