La resolución de las Naciones Unidas para la restauración de los ecosistemas resumida en 10 puntos

Nalma, Nepal.
16 April 2019

This post is also available in: Inglés Francés

En el punto 14 de la orden del día de la 73ª sesión de la Asamblea General de las Naciones Unidas llevada a cabo el 1º  de marzo de  2019, los Estados miembro adoptaron una propuesta que declara la década que va del año 2021 al 2030 como la Década de las Naciones Unidas para la Restauración de los Ecosistemas.

Esta iniciativa, que comenzó hace casi un año, enfocará sus esfuerzos globales en movilizar a los encargados de las políticas públicas, el financiamiento privado y al público en general para restaurar 2 mil millones de hectáreas de paisajes degradados alrededor del mundo.

La resolución adoptada es una amalgama de hechos, intenciones y llamados; así como de incontables iniciativas, acuerdos, eventos y décadas con las que está relacionada. Aunque recomendamos leer el texto original (consta sólo de seis páginas), aquí le ofrecemos una síntesis breve, con los diez puntos más importantes a saber.

1. La resolución comienza reconociendo que esta década dedicada a la restauración de los ecosistemas se une a la lista de otras décadas promulgadas, enfocadas en temas tales como la desertificación, la biodiversidad, la ciencia relacionada con los océanos y la agricultura familiar. Sin embargo, ha sido diseñada para impulsar la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, establecida en el 2015. Los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda global incluyen acabar con la pobreza extrema; garantizar la seguridad alimentaria y mejorar la nutrición; y proteger, restaurar y promover el uso sostenible de la tierra y los océanos. Y debido a que varias de las metas de los  ODS relacionados con la restauración de los ecosistemas tienen como fecha límite el año 2020, se “requieren acciones urgentes para lograrlas”.

2. Ecosistemas naturales, incluidos los “bosques, océanos, humedales y suelos” actúan como sumideros y depósitos de gases de efecto invernadero. En el Acuerdo de París sobre cambio climático los países reconocieron la importancia de la “conservación y mejora” de tales sumideros y depósitos; mientas que la resolución asegura que debe hacerse a través de un “enfoque de ecosistema” en el que la integración y el manejo de estos ecosistemas y sus recursos, tanto terrestres como acuáticos, vayan de la mano.

3. Iniciativas en curso como las Metas de Aichi para la Diversidad Biológica, la Década sobre la Biodiversidad de las Naciones Unidas (2011–2020) o a la Conferencia de las Partes del Convenio sobre la Diversidad Biológica –que se llevará a cabo en la ciudad de Kunming, en China, el próximo año– señalan a la pérdida de biodiversidad como un problema que debe atenderse de forma imperativa, y la Década para la Restauración también lo hará. La resolución destaca que la conservación y restauración de la biodiversidad deben ser tomadas en consideración de manera conjunta, de forma que una apoye a la otra. La pérdida de la biodiversidad y de los servicios que brindan los ecosistemas que resultan de la degradación de la tierra equivalen a un detrimento anual de más de 10 por ciento del producto interno bruto a nivel mundial. Por lo que reducir las pérdidas ecológicas –y por lo tanto financieras– debe ser una prioridad.

4. Recordando el Plan Estratégico de las Naciones Unidas para los Bosques para el periodo 2017–2030, la resolución también considera a los bosques como una prioridad para las actividades de restauración. Entre 1990 y 2015, el total del área terrestre a nivel mundial ocupada por los bosques se redujo de 31.6 a 30.6 por ciento. “Se ha reducido la velocidad de la deforestación en años recientes”, reconoce la resolución, pero la pérdida debe ahora revertirse a través del “manejo sostenible del bosque, incluida la protección, restauración, siembra  de árboles y reforestación”.

5. Al mencionar el Plan Estratégico de Ramsar para 2016-2024, la resolución reconoce a los humedales, destacando la importancia de ecosistemas como las turberas, marismas de marea, manglares, praderas de pastos marinos y otros. La resolución declara que entre 1970 y 2015 se han reducido en 35 por ciento las áreas que incluyen  tanto a humedales costeros como a aquellos ubicados tierra adentro. Mientras tanto, el área que cubren los arrecifes de coral se verá reducida hasta entre 70 y 90 por ciento con el aumento en la temperatura de la Tierra de 1.5 grados Celsius. Un aumento de dos grados traería aún mayores pérdidas.

6. Esta década es resultado del “surgimiento de iniciativas voluntarias de restauración y de compromisos en todos los niveles”. Particularmente, la resolución señala la Agenda de Acción Panafricana sobre la Restauración de los Ecosistemas para Aumentar la Resiliencia, así como el Desafío de Bonn, con el que cerca de 60 países se han comprometido, para restaurar más de 170 millones de hectáreas de paisajes, coincidiendo con la adopción de la Década.

7. “A pesar del compromiso político, se requiere un impulso adicional”, para lograr realmente la transformación requerida para restaurar los ecosistemas y cumplir con los ODS. A pesar de que no está indicado explícitamente en la resolución, muchos de sus creadores y  defensores han discutido la importancia de usar la Década para movilizar recursos provenientes del sector privado.

8. Se sostiene ampliamente que ecosistemas mejorados y restaurados pueden ayudar a aumentar la resiliencia de la sociedad  ante el cambio climático, reducir la pobreza y mejorar el bienestar humano a nivel global. En relación a estas metas sociales, la propuesta asegura que la restauración debe “llevarse a cabo… con la participación de actores sociales relevantes, incluidos los pueblos indígenas y las comunidades locales”. En particular, hace una llamado a la “plena participación de las mujeres en todos los niveles de elaboración e implementación de políticas públicas” de esfuerzos de conservación y restauración, para ayudar a lograr avances en la equidad de género.

9. La resolución termina alentando a los Estados miembro a “generalizar la restauración de los ecosistemas”, a través de crear políticas que impulsen la restauración y reduzcan la degradación; continuar trabajando para lograr las metas, iniciativas y compromisos existentes; buscar de forma integral formas en que la restauración de los ecosistemas pueda ayudar a lograr otros compromisos y prioridades globales; compartir experiencias con otros; y desarrollar capacidades, realizar investigación científica, hacer que los recursos estén disponibles y dar impulso a la restauración a todos los niveles –desde las poblaciones locales hasta los diálogos internacionales–.  10. Una verdadera joya, que vale la pena no perder de vista, es una oración que aparece en la página cuatro, y en la que la resolución reconoce “que proteger los ecosistemas y evitar prácticas dañinas contra animales, plantas, microorganismos y el entorno contribuyen a la coexistencia de la humanidad en armonía con la naturaleza”.


Leave a Reply