IPCC: Efectos fatídicos del cambio climático podrían llegar antes de lo esperado

The Sahel
6 noviembre 2018

This post is also available in: Inglés

En 2015, el Acuerdo de París llevó a que 195 países acordaran evitar que la temperatura promedio global se elevara por encima de 2 grados centígrados en comparación con el promedio anterior a la Revolución Industrial.

Tres años después, un informe publicado por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC por sus siglas en inglés) el 8 de octubre de 2018, indica que el mundo va en camino de alcanzar temperaturas de 1,5 grados centígrados más altas que los niveles preindustriales para el año 2040. Según el informe, esto producirá cambios ambientales severos, a pesar de no superar el umbral de los 2 grados centígrados.

El informe, realizado a solicitud de naciones insulares que creían que los efectos peligrosos del cambio climático se sentirían antes de llegar a los 2 grados centígrados, confirmó que si las emisiones de gases de efecto invernadero continúan aumentando a su ritmo actual, gran parte de la población mundial tendrá que hacer frente a un empeoramiento de las sequías, los incendios, las hambrunas, el aumento del nivel del mar y la desertificación antes de lo que se pensaba.

El mundo es ya un grado centígrado más cálido que en la época preindustrial, lo que ha contribuido a catástrofes como los incendios de turberas tropicales y la intensificación de los huracanes en América del Norte. El informe señala que se requieren cambios “rápidos” y “sin precedentes” en todos los aspectos de la sociedad para limitar el calentamiento a 1,5 grados centígrados. El documento fue escrito y editado por más de 91 científicos de 40 países y sus conclusiones se extrajeron de más de 6.000 estudios científicos.

Para lograr esto, las emisiones de dióxido de carbono producidas por el ser humano deben disminuir en un 45 por ciento con respecto a sus niveles de 2010 para el año 2030. Para el año 2050, estas emisiones deberán haberse reducido lo suficiente como para ser netas cero con la eliminación de dióxido de carbono de la atmósfera.

El informe señala que uno de los imperativos para el logro de estas reducciones es una disminución masiva del uso de carbón. Un impuesto considerable al carbono, de hasta USD 5.500 por tonelada de contaminación por dióxido de carbono para el año 2030, podría alentar estos esfuerzos.

Las diferencias de los impactos de un cambio climático de 2 grados centígrados frente a uno de 1,5 grados centígrados son considerables, e incluyen la pérdida de ciertos ecosistemas y especies (en particular, se encuentran en riesgo la tundra de altas latitudes y los bosques boreales); un aumento más drástico de la temperatura y acidificación del océano, que mataría a alrededor del 99 por ciento de los arrecifes de coral y afectaría a la industria pesquera; un aumento del 50 por ciento en la población mundial expuesta a la escasez de agua o estrés hídrico; la muerte de insectos esenciales para la seguridad alimentaria; y veranos sin hielo en el Ártico.

El IPCC tiene el encargo de las Naciones Unidas de producir informes como estos para guiar a los líderes mundiales y los responsables de la formulación de políticas en lo que respecta a la mitigación y adaptación al cambio climático. La publicación de este documento, que fue presentado en Incheon, Corea del Sur, se produce en un momento políticamente agitado, ya que el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump ha prometido retirarse del Acuerdo de París, y las elecciones presidenciales en curso en Brasil parecen inclinarse a favor de Jair Bolsonaro, quien también ha mencionado que retiraría al país del acuerdo.

Los próximos años son los más importantes en la historia de la humanidad, dijo Debra Roberts, copresidenta del grupo de trabajo sobre impactos del IPCC, y los líderes deben utilizar esta información para alterar este rumbo de cambio radical adverso.

Sin embargo, los delegados que asistieron a la presentación mantienen la esperanza. “La buena noticia es que algunos de los tipos de acciones que se necesitan para limitar el calentamiento global a 1,5 grados centígrados ya están en marcha en todo el mundo”, dijo Valerie Masson-Delmotte, copresidenta del grupo de trabajo sobre la base científica física del cambio climático, “pero tendrían que acelerarse”, advirtió.