Los beneficios a la comunidad son cruciales para la restauración del paisaje

Esther Mwangi, principal scientist and a governance researcher with the Center for International Forestry Research (CIFOR). GLF/Handout
19 septiembre 2018

This post is also available in: Inglés Francés

Casi un tercio de  la extensión terrestre de África se encuentra degradado a consecuencia de la actividad humana – agricultura y extracción de recursos-, lo que daña el medio ambiente y pone en peligro la seguridad alimentaria y los medios de vida.

La restauración de paisajes puede revertir este deterioro y obtener mejoras para las comunidades, pero ¿cómo se superan los obstáculos y se implementan los cambios?

La clave reside en las acciones a nivel comunitario, aseguró Esther Mwangi, científica principal e investigadora del equipo de gobernanza del Centro para la Investigación Forestal Internacional (CIFOR), quien trabaja en la sede de Nairobi.

“Cuando la tenencia de tierras es clara y quienes la gestionan se benefician de las actividades  que realizan, empezamos a ver resultados interesantes”.

Para analizar de forma más amplia cómo estas percepciones se mantienen, Mwangi buscó y escuchó a hombres y mujeres que compartieron sus historias de éxito, como muestra del potencial de las iniciativas lideradas a nivel local.

La investigadora seleccionó 12 historias de nueve países en África y las compiló en una breve antología titulada Communities Restoring Landscapes: Stories of Resilience (Comunidades que restauran paisajes: historias de resiliencia), en cual se encuentra disponible.

“La restauración se trata de inversión -inversión de tiempo, energía, recursos, habilidades- para cambiar una situación que todos reconocemos como lejana de ser óptima”, dijo. “Luego se deduce que la pregunta más básica para formular es ¿por qué? ¿por qué alguien debería hacerlo?”

Las historias fueron presentadas recientemente en el Global Landscapes Forum (GLF) que se llevó a cabo del 29 al 30 de agosto en la sede del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente en Nairobi, donde los delegados discutieron cómo hacer frente a los desafíos relacionados a la degradación de tierras. Esta publicación demuestra que el liderazgo, el capital social y la cooperación, los derechos de tenencia claros y la gobernanza de apoyo son importantes para una restauración comunitaria exitosa.

“Aprendimos que desde la perspectiva de la comunidad, tener éxito implica más que sólo un número de árboles plantados en cierta zona.  Se trata más bien de asegurar y mejorar los medios de subsistencia, acrecentar y construir nuevas relaciones, desarrollar una ética de conservación entre las generaciones más jóvenes y expandir los derechos de los excluidos”, manifestó Mwangi.

Ella compartió sus puntos de vista con  Landscape News  en la siguiente entrevista.

¿Qué espera que los lectores rescaten de  Communities Restoring Landscapes: Stories of Resilience?

La restauración de tierras es un asunto multidimensional- diversas comunidades invierten tiempo y esfuerzo por muchas razones diferentes, todas válidas, y realizan diferentes tipos de intervención. Sin embargo, las 12 historias que hemos recopilado de diferentes partes de África sugieren que la preocupación por los medios de subsistencia son un elemento motivador importante para la restauración de paisajes mientras que el liderazgo y la cooperación dentro de y entre las comunidades son cruciales para su implementación.

¿Qué tipo de impacto está teniendo el enfoque de paisajes en las actividades de restauración? ¿Estamos viendo avances?

 Por lo que he visto, la restauración es una iniciativa de múltiples dimensiones y es necesario que varias cosas tengan lugar. Una de ellas son los derechos de tenencia claros y seguros sobre árboles, bosques o tierras. Si no es así, puedo sembrar un árbol y cuando crece, alguien viene y lo corta. Hay necesidad de algún tipo de seguridad para que yo pueda beneficiarme de los años invertidos en el cuidado del recurso. Y ya que hablamos de beneficios, los esfuerzos de restauración conducidos por las comunidades con frecuencia están ligados a varios objetivos: el objetivo económico para asegurar y fortalecer las formas de sustento es tan importante como la conservación del medio ambiente y, en realidad, en ciertos casos como los manglares costeros, la protección de los medios de subsistencia del poder del oleaje marino es un componente motivador principal para la restauración.

Un enfoque centrado en el paisaje resulta ciertamente prometedor  para acelerar las actividades de restauración en la medida en que permita mayor coordinación, sinergia de esfuerzos y planificación entre los actores, sectores y objetivos múltiples –generalmente en competencia. No se trata de una idea nueva e incluso tenemos las herramientas y enfoques para promover este tipo de coordinación, pero la voluntad y el interés son importantes.

Este Global Landscapes Forum en Nairobi está haciendo sólo eso, congregar a los representantes de las comunidades, del gobierno, del sector privado, de las organizaciones regionales y otros. Tenemos una buena oportunidad para pensar de una manera más centrada en cómo lograr esta coordinación.

¿Ve la oportunidad de establecer un ciclo continuo de uso y restauración de tierras? ¿Podría ponerse en marcha un mecanismo internacional?

Sería maravilloso que un mecanismo internacional fuera informado y motivado por las realidades locales. Antes de que algo se haga sentir a nivel global, casi siempre se expresa en cierta magnitud a nivel local. Muy frecuentemente lo hacemos de otra manera, de forma inversa y luego tenemos que invertir mucho tiempo y recursos adaptando o modificando las iniciativas globales para que sean congruentes con las realidades locales.

La pregunta sobre si necesitamos un mecanismo internacional para la restauración de paisajes es relevante. Me parece que ya tenemos posibilidades para abordar la restauración por medio de mecanismos existentes, como aquellos que apuntan al cambio climático. Pero esa es una opción y puede ser combinada con otras. Por ejemplo, movilizar un mecanismo internacional para coincidir en cierta medida con los compromisos adoptados por los países. El punto es este, que no tiene que ser ser de una sola manera, podemos mezclar y hacer coincidir, impulsar los enfoques actuales y usar algunos nuevos.

¿Qué desafíos específicos enfrentan los países africanos? Ciertamente, cada país tiene sus propios problemas, pero existen algunos que son predominantes?

Muchas comunidades han asumido la restauración de paisajes en sus variadas formas, lo que no es algo nuevo. Necesitamos potenciar estas lecciones para incrementar los casos de éxito. También sería útil  integrar los sectores mejor al momento de pensar y diseñar una política y un marco institucional para la restauración de paisajes. Con demasiada frecuencia, trabajamos en objetivos contradictorios y muy a menudo la mano derecha desconoce lo que hace la izquierda, o lo perjudica. Existen argumentos sólidos para aplicar la coordinación intersectorial en la restauración de paisajes.

¿Cuál es su interés primordial de investigación? ¿Cómo su investigación se enlaza con los temas del Global Landscapes Forum de Nairobi?

Pasé mucho tiempo reflexionando en cómo y por qué los derechos de propiedad o regímenes de tenencia surgen y se transforman y si  eso afecta (y cómo) la seguridad de tenencia de los grupos-como por ejemplo,  mujeres,  comunidades–  e individuos, su gobernanza de los recursos y la  distribución de beneficios  de estos recursos. Estoy culminando un estudio global, de múltiples países sobre lo que sucede con los pueblos y los bosques cuando las reformas de tenencia se instituyen formalmente. En conjunto con el  Centro Regional  de Mapeo de Recursos para el Desarrollo (RCMRD, por sus siglas en inglés) y el CIRAD (organización francesa de investigación agrícola y cooperación internacional que trabaja para el desarrollo sostenible de las regiones tropicales y mediterráneas) he terminado la elaboración de un prototipo de  observatorio forestal  para la región del este de África. Estas áreas de trabajo encajan bastante bien con la preocupación de los Global Landscapes Forums por la integración de género, los derechos de tenencia y el monitoreo y medición. Mi trabajo más reciente sobre   gobernanza y tenencia  de los manglares es probablemente el más relevante para el GLF de Nairobi. Éste desarrolla las inquietudes temáticas que he cavilado a través de los años pero se aplican a un ecosistema nuevo e interesante, los manglares costeros.

En el GLF de Nairobi, nuestros socios, el  Instituto de Investigaciones Marinas y Pesqueras de Kenia  y la  Red de Manglares del Océano Índico Occidental  están organizando la única sesión sobre manglares en todo el fórum. Esta actividad paralela contará con ponentes y participantes que conversarán sobre el estado de conservación de los manglares, su restauración y los retos para vincular el conocimiento con la acción en la conservación y restauración de los mismos.