Jefe del ONU Medio Ambiente respalda propuesta de Década de la ONU para la Restauración de los Ecosistemas

Erik Solheim, head of UN Environment, speaks at Global Landscapes Forum, Marrakech, Morocco. GLF/Pilar Valbuena
Julie Mollins
23 agosto 2018

This post is also available in: Inglés Francés Alemán

NAIROBI (Landscape News) — Una década dedicada a promover la rehabilitación de ecosistemas degradados, dañados y destruidos ayudaría a acelerar la carrera para hacer frente al cambio climático y la pérdida de biodiversidad, dijo Erik Solheim, Director Ejecutivo de ONU Medio Ambiente.

Solheim hizo estas declaraciones recientemente, en respuesta a un llamado del Gobierno de El Salvador para instaurar la Década de la ONU para la Restauración de los Ecosistemas 2021-2030.

El documento de dos páginas fue publicado previo a la conferencia sobre restauración del Global Landscapes Forum (GLF) –que tendrá lugar en la sede de ONU Medio Ambiente, en Nairobi, el 29 y 30 de agosto–, donde se espera que el tema sea el centro de las discusiones de los 800 delegados y miles de personas más que participarán en línea.

“La restauración de ecosistemas puede contrarrestar el cambio climático, la pobreza y la pérdida de biodiversidad”, dijo Solheim, quien participará como orador principal en el evento.

“Una Década de la ONU para la Restauración de los Ecosistemas nos daría la oportunidad de acelerar las acciones de restauración, y ONU Medio Ambiente apoya a El Salvador y los muchos otros países que defienden esta idea”, afirmó.

SEMILLAS PLANTADAS

Inicialmente, el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales de El Salvador presentó la idea en marzo en un evento internacional del Desafío de Bonn, en Foz de Iguazú, Brasil. El Desafío de Bonn es una iniciativa global cuyo principal objetivo es restaurar más de dos mil millones de hectáreas de tierra degradada – un área más grande que Sudamérica.

En el evento, que fue organizado de forma conjunta por el Ministerio Federal de Medio Ambiente, Conservación de la Naturaleza, Construcción y Seguridad Nuclear (BMU) y la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN), se compartieron experiencias, innovaciones e iniciativas financieras relacionadas con la restauración del paisaje forestal.

Desde entonces, la propuesta ha cobrado fuerza y ahora cuenta con el apoyo oficial de los ocho países miembros de la Comisión Centroamericana de Ambiente y Desarrollo (CCAD) bajo el Sistema de la Integración Centroamericana (SICA). El Secretario Ejecutivo de la CCAD, Salvador Nieto, también será ponente en el GLF.

El Salvador ha exhortado a la comunidad internacional a respaldar y llevar adelante su propuesta ante la Asamblea General de la ONU en Nueva York, en septiembre.

“Serán los Estados miembros de la ONU quienes tendrán que decidir sobre la propuesta de la Década en la Asamblea General”, aseguró Solheim. “ONU Medio Ambiente está listo para hacer de la década un éxito, junto con nuestra agencia hermana, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO)”.

El objetivo de los países que apoyan la propuesta de una Década para la Restauración de los Ecosistemas de la ONU es poner a la restauración de los paisajes en el centro de las agendas nacionales, respaldando los esfuerzos a nivel nacional para alcanzar el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) 15 de la ONU, el cual se refiere a la vida de ecosistemas terrestres.

La propuesta de El Salvador recomienda monitorear a nivel internacional los progresos en restauración.

“Esto se traducirá en una contribución a los ODS y a la Agenda 2030, particularmente el ODS 15 y apoyará de forma significativa el logro del ODS 2 (Hambre Cero), ODS 6 (Agua Limpia y Saneamiento), ODS 12 (Producción y Consumo Responsables), ODS 13 (Acción por el Clima) y ODS 14 (Vida Submarina)”, afirma el documento.

La degradación del suelo, causada por actividades humanas como la agricultura y la extracción de recursos, tiene un impacto negativo en la vida de al menos 3.2 mil millones de personas y alcanza un costo mayor al 10 por ciento del producto bruto interno global anual en pérdida de biodiversidad y servicios ecosistémicos, agrega el texto, citando un informe de la Plataforma Intergubernamental Científico-Normativa sobre Diversidad Biológica y Servicios de los Ecosistemas (IPBES, por sus siglas en inglés).

REDOBLAR ESFUERZOS

Una década dedicada a la restauración —de forma eficaz en relación al costo— abordaría la severa degradación de los ecosistemas [naturales] y los ecosistemas agrícolas que enfrentan los países, su vulnerabilidad a las amenazas ambientales provocadas por el cambio climático, y las consecuencias del desarrollo social y económico, explicó Lina Pohl, Ministra de Medio Ambiente y Recursos Naturales de El Salvador, a Landscape News durante una entrevista hace poco tiempo.

En El Salvador, la degradación ha causado alteraciones en la estructura de los ecosistemas y sus funciones, resultando en la pérdida de biodiversidad y la reducción de los servicios que recibimos de los ecosistemas; todo ello impacta en la productividad y la calidad de vida en los territorios, y conlleva a un incremento en la vulnerabilidad ante fenómenos naturales relacionados con el cambio climático”, dijo Pohl.

“El país, que se enfrenta a un rápido incremento en el número de desastres provocados por el cambio climático, necesita promover un programa agresivo de restauración que promueva la resiliencia, reduzca la vulnerabilidad e incremente la habilidad de los ecosistemas para adaptarse a las constantes amenazas y eventos climáticos extremos”, agregó.

El Salvador es un líder regional de la Iniciativa 20×20, un programa de restauración en Sudamérica, que incorpora objetivos establecidos en el Desafío de Bonn, un compromiso mundial para restaurar 350 millones de hectáreas para el 2030, acordado en 2014 durante las conversaciones de la ONU sobre el clima y suscrito en la Declaración de Nueva York sobre los Bosques.

Desde el establecimiento de su Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales, hace 20 años, el país más pequeño de Centroamérica ha centrado sus esfuerzos en proteger su biodiversidad única. En 2012, el Ministerio estableció un innovador Programa de Restauración de Ecosistemas y el Paisaje Rural.

“La restauración de los ecosistemas puede generar beneficios tangibles que incrementarán la seguridad alimentaria e hídrica, contribuirán a la mitigación y adaptación al cambio climático y a buscar una solución a los riesgos asociados, tales como cambio climático y migración”, se asegura en la propuesta de El Salvador para establecer una Década para la Restauración de los Ecosistemas.

“La inversión en la restauración de los ecosistemas ha demostrado generar 10 veces más beneficios, en relación a los costos de la inversión inicial, mientras que el costo de no hacer nada equivale al menos a tres veces el costo de una restauración activa de los ecosistemas”, destaca el documento.

Obtenga más información sobre las iniciativas de restauración en África en el próximo Global Landscapes Forum -GLF- Nairobi, del 29 al 30 de agosto de 2018. Más información aquí

************

Erik Solheim, Director Ejecutivo de ONU Medio Ambiente, en el Global Landscapes Forum de Bonn 2017. Pilar Valbuena/GLF.

KEYWORD(S):
TRENDING