La iniciativa 20 × 20 insta a un mejor acceso a fondos climáticos, financiamiento privado para la restauración de tierras

A road through the landscape in Mato Grosso, Brazil. CIFOR/Icaro Cooke Vieira
Gregory McGann
21 julio 2018

This post is also available in: Inglés Alemán

BONN, Alemania (Landscape News) – Los proyectos de conservación y restauración de bosques nacionales necesitan más financiamiento para ayudar a la transformación hacia una economía con bajas emisiones de carbono en Latinoamérica y el Caribe, acordaron ocho ministros de gobierno que asistieron a Lima, Perú, la semana pasada.

El financiamiento debe salir de los fondos climáticos multilaterales establecidos durante las conversaciones climáticas de la ONU en el 2009 para de manera conjunta movilizar 100 mil millones USD al año para ayudar a los países en desarrollo a combatir el cambio climático, dijeron.

Adicionalmente, los bancos multinacionales deben proporcionar más financiamiento a los fondos climáticos, que distribuyen el dinero público en forma de préstamos y donaciones para los programas nacionales de restauración para ayudar a fortalecer las asociaciones público-privadas, dijeron los ministros de gobierno de Argentina, Belice, Colombia, El Salvador, Honduras, Nicaragua y Perú en la reunión anual de la Iniciativa 20×20.

Los 17 países miembros involucrados en la Iniciativa 20×20 hicieron un pacto en el 2014 para restaurar 20 millones de hectáreas de tierra degradada en Latinoamérica y el Caribe para el 2020. En total, los gobiernos participantes han hecho, hasta el momento, compromisos para restaurar y proteger más de 50 millones de hectáreas de tierras degradadas.

Los fondos climáticos centrados en la restauración podrían ayudar a dar fin a las barreras a la inversión privada, los ministros dijeron en una declaración. Los obstáculos incluyen la necesidad de más apoyo a los proyectos, la disponibilidad de capital de trabajo, y el manejo de riesgos de inversión.

“La sostenibilidad a largo plazo de los esfuerzos de restauración en Latinoamérica dependen de la habilidad para atraer inversiones privadas,” dijo Gustavo Mostaajo, Ministro de Agricultura e Irrigación del Perú. “Una fuerte participación del financiamiento climático global puede acelerar este proceso.”

Globalmente, 3 mil millones USD, menos del 2 por ciento, de los 141 mil millones USD de las finanzas de clima público en 2016 fueron asignados a uso de suelo -menos para la restauración, declaró la Iniciativa 20×20 en un comunicado. La conservación y la restauración pueden ofrecer un 60% de la reducción en emisiones necesaria para lograr una neutralidad de emisiones de carbono para el 2050 en Latinoamérica y el Caribe, de acuerdo con las estimaciones.

“La restauración y la conservación se encuentran entre las medidas de mitigación más rentables, y en Latinoamérica constituirían un apoyo sobre el cual basarse para cambiar a una economía de bajas emisiones de carbono,” dijo Diego Moreno, secretario de Ambiente, Cambio Climático y Sustentabilidad de Argentina.

Alrededor de 10 millones de hectáreas de tierras ya están siendo sujetas a actividades de conservación y restauración con más de 40 proyectos en camino.

“La restauración no es solo una medida financieramente atractiva de mitigación, sino que también puede traer beneficios adicionales incluyendo bienestar rural, conservación de agua y suelos, protección de la biodiversidad y resiliencia climática,” dijo Walter Vergara, coordinador regional de la Iniciativa 20×20 y alto miembro del Instituto de Recursos Mundial, secretariado de la iniciativa.

EXPANSIÓN DE LA RESTAURACIÓN

Hasta ahora, 21 miembros particulares de compañías e inversionistas de impacto han acordado invertir 2.1 mil millones USD. Mucho más capital es necesario para restaurar 50 millones de hectáreas de tierras degradadas.

“Embarcarse en un camino para restaurar 200 millones de hectáreas y reforestar 50 millones de hectáreas, junto con acciones en agricultura para reducir la emisión de gases de efecto invernadero, podría generar una fracción significativa de sumideros de carbono para mediados de siglo,” dijo Alfonso Alonzo Ministro de Ambiente y Recursos Naturales de Guatemala, sugiriendo que la meta de restauración regional debe ser incrementada.

“250×250 suena bien, sin embargo, requerirá un esfuerzo concertado del gobierno, el sector privado y el financiamiento global del clima,” dijo Alonzo.

Entre los proyectos actuales se encuentran: 270,000 hectáreas de tierra en el Proyecto de Restauración Ecológica Chacabuco de Conservación Patagónica en Chile, 36,000 de inversión en agroforestería de la Alianza CARANA-Perú/Cacao en Perú y Moringa, Nicaragua; 10,000 hectáreas de restauración de pastizales y reforestación por Althelia in Mato Grosso, Brazil; 810,000 hectáreas de reforestación por CONAFOR, la Comisión Nacional Forestal en México, y 1.4 millones de hectáreas de tierra bajo conservación con el apoyo de Fondo Andino Amazónico en Perú.

Los representantes de 21 inversionistas en fondos de impacto y 40 socios asistieron a la reunión anual de la Iniciativa 20×20.

KEYWORD(S):
TRENDING