New landscapes game launched at Global Landscapes Forum

8 December 2014

Say you have a plot of forested land in Amazonia to invest in.

Do you log it for quick cash, or preserve it for carbon credits? Do you clear it for oil palm or dig in for the long haul and build a tourist eco-lodge? Poultry farm or coffee agro-forest?

These are actual decisions being made daily throughout the tropical world—and they have global ramifications for the climate, for biodiversity and for economies. And now you can get in on the action.

Virtually, at least.

In 2007, Herry Purnomo, a scientist with the Center for International Forestry Research (CIFOR) and professor at Bogor Agriculture University in Indonesia, invented “Landscape Game,” a board game designed for players to maximize revenue while balancing the economic and ecological trade-offs of the “landscape approach” to sustainable development.

“The purpose of the game is a learning tool, to understand that in the landscape, there are many actors with legitimate interests,” Purnomo said. “It’s for academia, community members, policy makers—anyone who is interested in balancing conservation and development, including climate change.”

Games created explicitly for educational purposes don’t always get the same following as your typical board game. Purnomo’s board game, however, sold 1,000 copies.

A few years later, he thought of creating an online version. “I wanted to do [the digital version] because the technology was possible, and to reach a wider audience,” Purnomo said.

For the past year, he has been working with a team of developers and testers to bring Landscape Game to (digital) life.

The beta version is finally ready.

Play online now

  • The beta version of the Landscape Game can be played at cifor.org/landscapegameWatch the video (above) for how to play. Suggestions and feedback about the game are welcome in the Comments section of the Forests News blog

InGame-3

Por Bruno Vander Velde, publicado originalmente en Los Bosques en las noticias de CIFOR

Digamos que usted tiene una parcela de tierra boscosa en la Amazonia, en la cual puede invertir.

¿Qué haría? ¿La talaría para obtener dinero rápido, o apostaría a largo plazo y construiría un refugio ecológico para turistas? ¿La despejaría para cultivar palma aceitera o la preservaría para obtener bonos de carbono? ¿Instalaría una granja avícola o la convertiría en un terreno agroforestal para el cultivo de café en sombra?

Estas son decisiones reales que se toman a diario en todo el ámbito tropical y que tienen ramificaciones globales para el clima, la biodiversidad y la economía. Y ahora usted puede hacer algo al respecto.

Virtualmente, por lo menos.

En 2007, Herry Purnomo, un científico del Centro para la Investigación Forestal Internacional (CIFOR) y profesor de la Bogor Agriculture University de Indonesia, inventó el “Landscape Game” (El juego del paisaje), un juego de mesa diseñado para enseñar a los participantes a maximizar sus ingresos y, al mismo tiempo, conocer acerca de las compensaciones (trade-offs) económicas y ecológicas que involucra el “enfoque de paisajes” para el desarrollo rural.

“El objetivo del juego es servir como una herramienta de aprendizaje, para entender que en los paisajes hay muchos actores con intereses legítimos”, dice Purnomo. “Está dirigido al mundo académico, a miembros de las comunidades, a los formuladores de políticas, a cualquiera que esté interesado en equilibrar la conservación y el desarrollo, incluyendo el cambio climático”.

Los juegos creados explícitamente para fines educativos no siempre tienen la misma popularidad que los juegos de mesa tradicionales. Sin embargo, el juego de mesa de Purnomo vendió 1.000 copias.

Unos años más tarde, se le ocurrió crear una versión en línea. “Quería crear [la versión digital] porque la tecnología ya existía, y para poder llegar a un público más amplio”, dice Purnomo.

Durante el último año, ha trabajado con un equipo de desarrolladores y evaluadores para dar vida (digital) a Landscape Game.

Hoy, una versión de prueba del juego está lista.

EL JUEGO

A primera vista, Landscape Game se parece un poco a Monopolio: un jugador cae en una propiedad, invierte en ella y el más rico gana —con puntos adicionales si hace inversiones “verdes”—. ¿Cierto?

“No es tan sencillo”, dice Purnomo.

“El juego Monopolio es solo acerca de comprar propiedades y obtener ganancias”, dice. “No hay concepto de tiempo. En la gestión de recursos, uno invierte ahora y necesita tiempo para obtener una ganancia. La inversión en plantaciones de teca, por ejemplo: en la vida real, se necesitan 30 años para obtener una ganancia. Invierta en una mina de carbón y obtendrá ganancias antes. En este juego, introducimos el concepto de tiempo”.

Traducción: invertir en una plantación de caucho significa que usted no recibirá los beneficios durante varios turnos, y puede que los precios del caucho hayan bajado para ese entonces.

Juegos como Monopolio y su primo lejano digital, SimCity, tampoco toman en cuenta las externalidades, los “efectos secundarios” económicos o ambientales de las acciones realizadas durante la partida.

“Mire el caso de las emisiones de carbono”, dijo Purnomo. “Estas consideraciones existen en el mundo real, pero no en la mayoría de los juegos. Lo mismo ocurre con la diversidad biológica: es distinto invertir en REDD+ que en tala. Estas posibilidades no existen en Monopolio o SimCity”.

“Y SimCity es [un juego] muy triste, en realidad. Se puede talar el bosque y construir una ciudad sin tener que compensar la pérdida del medio ambiente. Esta es una de las ideas importantes que introducimos en el Landscape Game”.

Por lo tanto, talar cada parcela de terreno sobre la que uno caiga para obtener dinero rápido no es la manera de ganar. Las emisiones de carbono, la biodiversidad y la producción de alimentos son tomadas en consideración, y los jugadores que van a la cabeza en estas categorías reciben un pago o premios que se suman a la puntuación final. Esto le da al juego una dimensión adicional que va más allá del capitalismo despiadado que promueve Monopolio.

“Por lo general, es difícil ganar si no se presta atención a los servicios ecosistémicos o la sostenibilidad ambiental”, dice Purnomo. “Un jugador inteligente tratará de combinar las inversiones ecológicas con las extractivas”.

Y el juego tiene integrado un poderoso impulso a jugar “inteligentemente”.

EL COMODÍN

En los mejores juegos existe un comodín, una fuerza externa que ayuda (o perjudica) a los jugadores a lo largo de la partida. En Monopolio, es una temporada en la cárcel, o un error del banco a su favor. En SimCity, son tornados o terremotos. Incluso en Colonos de Catan, un juego con el mismo espíritu que Landscape Game, hay un ladrón que roba los recursos de los jugadores.

En el Landscape Game este comodín es el gobierno. No es una fuerza todopoderosa o malévola que impone su voluntad inquebrantable desde lo alto, sino una que actúa en respuesta al curso que toma el juego (y que además guía este curso). ¿Baja producción de alimentos? El gobierno la subsidiará para fomentar la inversión. ¿Exceso de tala? El gobierno la gravará con un impuesto.

Y con un giro adicional: usted puede jugar como el gobierno.

“Si usted juega como político, verá cómo sus decisiones afectan a los demás”, dice Purnomo. “Usted podrá experimentar creando políticas y haciéndoles ajustes, dando incentivos y beneficios a medida que avanza el juego”. Al final de la partida, quien juega como el gobierno es juzgado por la productividad y la sostenibilidad del paisaje en términos de ingresos, inversión generada, conservación de la biodiversidad, producción de alimentos y de carbono, entre otros [criterios]”.

Las oscilaciones ocasionales y aleatorias del mercado —como las fluctuaciones en el precio del caucho mencionadas anteriormente— ayudan a que los jugadores mantengan los pies en la tierra.

DETRÁS DEL JUEGO

En comparación con el juego de mesa, la versión en línea representa una mejora en más de un sentido, dice Purnomo.

Mientras que el juego de mesa se centraba principalmente en los bosques, el juego en línea añade la agricultura y el clima como factores de mayor importancia. “El juego [en línea] refleja lo que hoy sabemos sobre los paisajes en comparación con hace más de siete años, cuando el juego de mesa fue concebido”, señala.

El juego de computadora también permite la inclusión de más variables, como las emisiones de carbono, y ofrece más ubicaciones y tipos de paisajes distintos donde jugar, entre ellos Java, la Amazonia y el Congo, así como turberas y bosques de manglares.

Aunque el juego tiene una opción multijugador, también permite jugar contra la computadora, algo que un juego de mesa no puede igualar. Aquí es donde se puso de relieve la experiencia de Purnomo, quien cuenta (entre otros grados académicos) con una maestría en Informática y ayudó a diseñar el algoritmo de inteligencia artificial para el oponente virtual.

Uno de los mayores retos de esto, dice, ha sido asegurar que el juego no fuera demasiado fácil ni demasiado difícil.

“Tuvimos que simplificar la complejidad de la gestión de paisajes y la gobernanza. Así que el juego tiene una buena mezcla de simplicidad y complejidad”, comenta.

Purnomo confía en que el juego combine de manera similar diversión y educación. Y tampoco le molestaría si se vuelve popular, agrega.

“Mil millones de personas han jugado Monopolio”, dijo. “Pero Monopolio en realidad no te enseña nada acerca de la sostenibilidad. Este juego ofrece una nueva plataforma para aprender [sobre este tema]”.

“Si un estudiante solo juega Monopolio… todo lo que quiere es hacerse rico. No piensa en otra cosa”.

Se puede jugar el Landscape Game en español: Juega de manera gratuita en cifor.org/landscapegame.

Para obtener más información sobre el Landscape Game, por favor póngase en contacto con Herry Purnomo en h.purnomo@cgiar.org

 

Originally published at Forests News

 

KEYWORD(S):