Development miracle or environmental disaster? A look behind the oil palm controversy

10 November 2014

This blog by Joan Baxter was originally published at Forests News

To the agro-food industry and smallholder farmers in the tropics, it’s a veritable miracle plant. To many NGOs and indigenous groups, it’s a grave threat to land rights and to the environment. So which is it? How can a single plant — the oil palm — cause such a divergence of viewpoints?

These are the questions that Alain Rival and Patrice Levang tackle in their book, “Palms of controversies: Oil palm and development challenges,” newly translated into English and published online by the Center for International Forestry Research (CIFOR). “The problem,” the authors write, “is not the oil palm but the way people have chosen to exploit it.”

Rival, of CIRAD, a French agriculture and development research center, and Levang, of CIFOR and the French environmental research institute IRD, use data and field experience to provide a comprehensive and nuanced picture of oil palm — a picture that has been largely lacking in the divisive debates over one of the world’s most important agricultural commodities.

The plant cannot be seen as either a driver of development, as companies claim, nor as a harbinger of poverty, as many NGOs maintain, Levang says. “The picture is more complex; oil palm is neither one thing nor the other but both at the same time,” he said. “The verdict differs depending on the site chosen, period involved and individuals asked.”

Today, nearly 18 million hectares of land in the tropics have been planted with oil palm — an area roughly the size of Cambodia. The authors concede that the environmental impact of oil palm expansion has been “disastrous,” particularly in Southeast Asia, where it has been to the detriment of tropical forests in one of the world’s most extraordinary reservoirs of biodiversity. In just a few decades, Indonesia has seen the conversion of more than 5 million hectares of primary forest and Malaysia more than 4 million hectares.

“The conversion of primary forest into mono-specific oil palm plantations is undoubtedly an ecological disaster,” Rival and Levang write.

Palm_Oil_Balance_EXCERPT-1

Click on the infographic for the visual story of a controversial commodity

But they also note that the plant itself bears no responsibility for this, and say it is time to move away from extreme positions demonizing or heaping praise on oil palm and instead to identify ways to ensure its production is sustainable.

A ‘NATURAL OIL MACHINE’

The book does well to illustrate just what a remarkable plant oil palm is.

Though many associate oil palm with Malaysia and Indonesia, the species that accounts for most oil palm cultivation today, Elaeis guineensis, originated in the humid tropics in West and Central Africa. There, it is still greatly appreciated as a valuable multipurpose plant that provides palm oil; palm kernel oil; palm wine; heart of palm; and a range of materials for building or traditional crafts, including materials for thatching, fencing and strengthening earthen building materials, baskets, nets, ropes and brooms.

Palm oil is now the most widely consumed vegetable oil on Earth, accounting for more than a third of the world’s production. Average per capita global consumption of palm oil more than doubled from 11 kilograms (kg) in 1976 to 24.7 kg in 2009. Its popularity relies in part on its versatility — not just a frying oil, it is found in margarine, pastries, a very wide range of processed foods, cosmetics, soaps, lubricants, candles, pharmaceuticals, agrochemicals, paints and even electronics.

Oil palm is able to supply this demand because it is a veritable “natural oil machine,” the authors write: It occupies only 7 percent of the land devoted to oil-producing plants worldwide, but produces 39 percent of the global supply of vegetable oil. (Soy produces 27 percent of the world’s vegetable oil, but occupies 61 percent of the land used to produce oil.) Moreover, oil palm’s productivity of oil per hectare of crop outstrips any other oil-producing crop, and it requires far fewer applications of pesticides than other such crops, the book notes.

A NEW DEVELOPMENT MODEL

Beset by a growing chorus of anti-deforestation activism, the palm oil industry has argued that it makes no sense to boycott palm oil, as replacing palm with other oil-producing crops like soy or sunflower converts as much as eight times more forest area to produce them.

Rival and Levang deem these arguments misleading, noting that neither of those crops requires deforestation, and that there is potential in ecological intensification and also in certification schemes such as the Roundtable for Sustainable Palm Oil (RSPO).

Nor does palm oil production always need to involve agro-industry, they say. Almost half the palm oil produced today comes not from industrial plantations but from small farms; globally about 3 million smallholders are involved in the sector. In Indonesia, an estimated 25 million people live indirectly from oil palm cultivation. In West and Central Africa, palm oil is often produced in small village plantations of assorted tree crops.

Oil palm plantations, the authors contend, can be developed without destroying vast stretches of tropical forests. Development models for this include various agroforestry techniques, patchwork developments and ecological landscape planning.

The challenge, according to the authors, will be not to prevent expansion of the palm oil sector, but to encourage forms of development that seek to minimize the negative impacts on biodiversity and the well-being of local people.

Oil palm plantations in Indonesia are controversial because of their contribution to deforestation

Los autores reconocen que el impacto ambiental de la expansión de la palma aceitera ha sido “desastroso”, en especial en el sudeste de Asia, donde ha ido en detrimento de los bosques tropicales en una de las más extraordinarias reservas de biodiversidad del planeta.

Por Joan Baxter, publicado originalmente en el blog Los Bosques en las Noticias

Para la industria agroalimentaria y los pequeños agricultores de los trópicos es verdaderamente una planta milagrosa. Para muchas organizaciones no gubernamentales y los grupos indígenas se trata de una grave amenaza para los derechos del suelo y el medio ambiente. Entonces, ¿quién tiene la razón? ¿Cómo puede una sola planta —la palma aceitera— generar puntos de vista tan divergentes?

Estas son las interrogantes que Alain Rival y Patrice Levang abordan en su libro Las palmas de la controversia: la palma aceitera y los desafíos del desarrollo, recientemente traducido al inglés y publicado en línea por el Centro para la Investigación Forestal Internacional (CIFOR).

“El problema”, escriben los autores, “no es la palma aceitera, sino la forma que las personas han elegido para explotarla”.

  • En el Foro Global sobre Paisajes: En el marco del cambio climático, existe un futuro sostenible para productos como el aceite de palma? Expertos abordarán este y otros temas en esta sesión  el próximo Foro Global sobre Paisajes a realizarse en Lima el 6-7 de diciembre.

Rival, del Centro de Cooperación Internacional en Investigación Agronómica para el Desarrollo (CIRAD) de Francia, y Levang, de CIFOR y el Instituto de Investigación para el Desarrollo (IRD) de Francia, parten de datos y experiencia de campo para brindar una imagen integral y matizada de la palma aceitera —algo que en gran medida ha estado ausente en los debates polarizados acerca de uno de los productos agrícolas más importantes del mundo.

Según Levang, la planta no puede ser vista ni como un motor de desarrollo, como afirman las empresas, ni como un presagio de pobreza, como sostienen muchas ONG. “La situación es mucho más compleja; la palma aceitera no es ni una cosa ni la otra, sino ambas a la vez”, dijo. “El veredicto varía en función del lugar elegido, el período [de tiempo] en cuestión y las personas a las que se pregunte”.

La conversión de bosques primarios en plantaciones monoespecíficas de palma aceitera es sin lugar a dudas un desastre ecológico

Hoy en día, casi 18 millones de hectáreas de tierras de los trópicos han sido plantadas con palma aceitera —un área aproximadamente del tamaño de Camboya—. Los autores reconocen que el impacto ambiental de la expansión de la palma aceitera ha sido “desastroso”, en especial en el sudeste de Asia, donde ha ido en detrimento de los bosques tropicales en una de las más extraordinarias reservas de biodiversidad del planeta. En tan solo unas décadas, Indonesia ha visto la conversión de más de 5 millones de hectáreas de bosque primario, y Malasia, de más de 4 millones de hectáreas.

“La conversión de bosques primarios en plantaciones monoespecíficas de palma aceitera es, sin lugar a dudas, un desastre ecológico”, escriben Rival y Levang. Pero también señalan que la planta en sí no es la responsable, y que es hora de alejarse de posiciones extremas de demonización o de elogios desmedidos a la palma aceitera, y, en vez de eso, identificar formas de asegurar que su producción sea sostenible.

UNA “MÁQUINA DE ACEITE NATURAL”

El libro se encarga de ilustrar bien cuán extraordinaria es la palma aceitera.

Aunque muchos asocian la palma aceitera con Malasia e Indonesia, la especie que hoy representa la mayor extensión de cultivo, Elaeis guineensis, se originó en los trópicos húmedos de África occidental y central. En esa región, es aún muy apreciada como una valiosa planta de usos múltiples que proporciona aceite de palma; aceite de palmiste; vino de palma; palmito; y una serie de materiales de construcción y para la creación de artesanía tradicional, incluyendo techado de viviendas, construcción de cercos y fortalecimiento de materiales de construcción de barro, canastas, redes, cuerdas y escobas.

El aceite de palma es actualmente el aceite vegetal de mayor consumo en el planeta, y representa más de un tercio de la producción mundial. El consumo global promedio per cápita de aceite de palma se ha más que duplicado, de 11 kilogramos (kg) en 1976 a 24,7 kg en 2009. Tal popularidad se debe en parte a su versatilidad —no solo se trata de un aceite para frituras: se le encuentra en forma de margarina, en pastelería, en una variedad muy amplia de alimentos procesados, en cosméticos, en jabones, en lubricantes, en velas, en productos farmacéuticos, en agroquímicos, en pinturas e incluso en artefactos electrónicos

Según escriben los autores, la palma aceitera es capaz de satisfacer esta demanda porque es una verdadera “máquina de aceite natural”: ocupa solo el 7 por ciento de las tierras dedicadas a cultivos para la producción de aceite en el mundo, pero produce el 39 por ciento de la oferta global de aceite vegetal (la soya o soja produce 27 por ciento del aceite vegetal del planeta, pero ocupa el 61 por ciento de las tierras utilizadas para la producción de aceite). Además, su productividad de aceite por hectárea de cultivo supera a la de cualquier otro cultivo para la producción de aceite, y requiere mucha menos pesticidas que otros cultivos similares, señala el libro.

UN NUEVO MODELO DE DESARROLLO

Acosada por un coro creciente de activismo antideforestación, la industria de aceite de palma ha argumentado que no tiene sentido boicotear el aceite de palma, pues sustituir los cultivos de palma por otros cultivos para la producción de aceite como la soya o el girasol, requeriría convertir hasta ocho veces más superficie forestal para producir lo mismo.

  • P&R con un investigador especializado en palma aceitera: “No debemos confundir el cultivo con la gente que lo desarrolla,” dice el experto de CIFOR Patrice Levang en una entrevista. Lea más aquí.

Rival y Levang consideran engañosos estos argumentos, señalando que ninguno de estos cultivos requiere de deforestación, y que existe potencial en la intensificación ecológica y también en sistemas de certificación tales como la Mesa Redonda de Aceite de Palma Sostenible (RSPO, por sus siglas en inglés).

También sostienen que la producción de aceite de palma no necesariamente tiene que involucrar a la agroindustria. Casi la mitad del aceite de palma que se produce hoy en día no proviene de plantaciones industriales, sino de pequeñas explotaciones; a nivel mundial, alrededor de 3 millones de pequeños agricultores están vinculados al sector. En Indonesia, se estima que 25 millones de personas viven indirectamente del cultivo de palma aceitera. En África occidental y central, el aceite de palma se produce a menudo en aldeas, en pequeñas plantaciones con cultivos forestales diversos.

Según los autores, se pueden desarrollar plantaciones de palma aceitera sin destruir grandes extensiones de bosques tropicales. Los modelos de desarrollo para esto incluyen técnicas agroforestales diversas, desarrollos en mosaico (patchwork) y planificación ecológica del paisaje.

El desafío, señalan los autores, no es prevenir la expansión del sector del aceite de palma, sino alentar formas de desarrollo que busquen minimizar sus impactos negativos sobre la biodiversidad y el bienestar de la población local.

Las palmas de la controversia: la palma aceitera y los desafíos del desarrollo se encuentra disponible gratuitamente en línea en http://www.cifor.org/library/5097/la-palma-de-la-controversia-la-palma-aceitera-y-los-desafios-del-desarrollo.

Para obtener más información acerca de los temas tratados en este artículo, por favor póngase en contacto con Patrice Levang en p.levang@cgiar.org

La investigación de CIFOR sobre la palma aceitera es apoyada en parte por el Programa de Investigación de CGIAR sobre Bosques, Arboles y Agroforestería.

KEYWORD(S):